11 enero 2007

CELOS....

Se dice que los celos son del diablo, deriva de zelotes, el que entrego a Jesus, otros dicen que son necesarios, y si se ama hay celos, otros dicen.... cuento de unca acabar.
OLGANZA, en su blog publica lo siguiente

Palabra que a mas de uno le mueve algo, ya sea el corazón o la psique, la verdad es que todos en mayor o menor medida, somos celosos; digo, no es malo, solo hay que saber que existen y que sabemos controlarlos.
Comencemos el viaje.
Aunque muchos no lo quieran ver así, los celos son un sentimiento humano, normal y en ocasiones muy gratos, no conocen edad, sexo, raza, condición física o económica, y se sienten desde la infancia hacia los padres, hermanos, amigos, compañeros, jefes pero, se agudizan enorme y peligrosamente cuando se sienten con relación a nuestra pareja.
De hecho, estos son los mas reconocidos jejeje díganme, ¿Cuántas veces no hemos leído, escuchado visto en la TV, historias a raíz de los celos?, algunos que sencillamente no son creíbles de no estar siendo mostrados o leídos por uno mismo.
Terrible, ¿cierto? Pero este sentimiento que para algunos puede ser tan dulce, ya que refleja el amor, el deseo de ayudar, las ganas de compartir y vivir con alguien cada momento de la vida, puede llegar a ser la parte oscura del amor, cuando su motivación es la envidia, el temor a la soledad, la inseguridad y el sentido de posesión y control absoluto sobre una persona.
Y es que el tener celos sobre nuestras pertenencias lo único que afecta es que uno se aísle de los demás, pero nada más, que digan “ya llego el envidioso” más que “celoso” al sobreproteger sus pertenencias, es señal inequívoca de que los celos no todos los ven de igual manera.
Pero en pareja, es otra cosa.
Los celos de pareja es usualmente donde se muerta el problema de los celos, con mayor fuerza, claro, también existen los celos entre amigos, familiares y conocidos, solo que para este escrito, nos enfocaremos a los celos en la pareja, ya sea que vivan o no juntos.
¿Vale?
Tengamos una pareja identificada, curioso pero muchos podrían decir que antes de iniciar efectivamente una relación de pareja, se pudiera dar uno cuenta de que el otro, es celoso, pero cuando estamos de “novios” rara vez afloran conductas así, casi siempre (y dígamelo ustedes sino) es cuando los defectos se minimizan las virtudes se acrecientan, pero bueno, pasado este punto, las pareas esperan satisfacer una serie de necesidades emocionales para su desarrollo personal y social.
Y es que pensémoslo un segundo… fríamente, no estoy pidiéndoles que analicen su vida de pareja o, a su pareja, sino sálganse de ustedes mismos y vean la situación fríamente todos esperamos satisfacer este tipo de necesidades a través de una pareja, esto no siempre es conciente y mucho menos se lo expresamos a nuestra pareja, pero ocurre, de donde venimos, a donde queremos ir, como son y han sido nuestras experiencias de vida, como han sido nuestras experiencias sexuales y sentimentales con otras personas, todo habla de nosotros, que sepamos leerlo es muy diferente.
Ahí es donde personas como la Dra. Noemí Guzik Glantz entran, espero de menos me pague por el comercial.
Y es que la verdad es que muy pocas personas se conocen a si mismas y por lo tanto es muy difícil encontrar parejas que realmente se conozcan, aquí alguien podría decirme, “que flojera conocer bien a mi pareja”, pero no es conocer por un estereotipo o una sensación de control o repetición en ciertas situaciones, vamos, no esperamos saber físicamente hablando, que a una acción viene una reacción; eso lo sabemos, pero tener parámetros entendibles de cómo es la pareja, es muy importante.
Solo que, en la mayoría de las veces, no lo hacemos.
Así es como, regresando al principio, cualquier relación de pareja, se define (conciente o inconscientemente) el mantener un compromiso de amor, respeto, permanencia, fidelidad, sexualidad, convivencia, conveniencia, así como otros aspectos que pueden ser los causantes de establecer una relación de pareja.
Lo cual, jejejeje, rompe con la creencia mas difundida y socialmente aceptada sobre lo que une a una pareja, es exclusivamente el amor o, formar una familia.
Ante una amenaza, real o no, autentica o no; nacen los celos.
Pero ¿por qué se originan?, bueno, a ciencia cierta cada celo es diferente pero regresamos al campo de los psicólogos, hay generalidades, todos los seres humanos de forma natural tenemos necesidad de sentir que somos especiales para alguien, un ejemplo, la palabra “te quiero” significa por un lado el sentimiento de la otra persona hacia nosotros, pero por el otro, es símbolo de posesión, “te quiero, pero para mí”.
Los celos son normales y el riesgo de perder a la pareja existe siempre porque el ser humano vive en sociedad, aunque se diga individuo; se desarrolla en grupos y desarrolla muchas pero muchísimas relaciones a lo largo de su vida que cambian de nivel o grado de “vinculación” dicen los que saben; yo personalmente me gusta decirle “interacción”, pero esta “interacción” se manifiesta durante toda la vida y con muchas personas.
¿Hay un momento peligroso en los celos?, si; suelen ser muy peligrosos en la etapa de la pubertad ya que es cuando estamos como esponjas conociendo el universo que nos rodea, los primeros sentimientos sexuales, identificación, auto aceptación, etc.
El primer amor es usualmente donde los jóvenes ponen toda la carne en el asador por la relación.
Y ante una situación de celos, generalmente los hombres tienden a la violencia y las mujeres se consumen en la lamentación y autocompasión, pero los dos se sumen en una terrible depresión que ocasiona graves daños a la salud.
Claro, a todos nos pasa o paso en algún momento, pero el problema real de los celos, ni siquiera tiene mucho que ver con el amor, sino más bien con la posesión, la seguridad y por ende, la inseguridad así como con la imagen social.
Pero personalmente, ante autores que hablan del miedo que provoca el perder la atención de la mujer (siendo hombre) o el miedo de perder la estabilidad económica de la pareja (siendo mujer), yo creo que el miedo radica principalmente en dos cuestiones; la soledad y saberse superado por una persona ajena a nuestra relación que puede quitarnos a nuestra pareja.
Pero bueno, hay tantos motivos y tatas personas en el Mundo, que sentir celos es tan natural como sentir calor; el problema es cuando son enfermizos ya que afectan la salud física y/o mental de quien los sufre y de quien los padece.
Los celos pueden causar graves problemas en nuestra salud, por ejemplo; un estrés de tal forma que repercuta en problemas digestivos, de insomnio, malestar general, dolores de cabeza y hasta cardíacos; obsesionarnos al grado que nos pueden afectar tanto que muchas personas han llegado a la violencia, los asesinatos o el suicidio y socialmente generan situaciones muuuy perro muy desgastantes que dañan severamente todo tipo de relación y productividad en nuestros grupos de relación, amigos, familias, escuelas o centros de trabajo.
Para determinar el nivel de celos que uno puede tener, no es preguntarse “que tanto quiero a mi pareja” sino más bien creo Yo, es preguntarse que tanto me conozco y puedo manejar la situación diaria, que tanto conozco a mi pareja y puedo Yo confiar en ella.
Aunque para una mejor respuesta, hay que ver a un especialista.
Como corolario, en México el 8.7% de los homicidios ocurridos (sin vinculo alguno con el narcotráfico) durante 2005, fueron crímenes pasionales movidos por celos, fundados o no, los celos hicieron cegar a alguien que cometió homicidio, y pareciera que esta tendencia va al alza, año con año, así que debería de poner los ojos en esto el sector salud para ver, que ocurre en la mente de los Mexicanos.
Y ustedes, ¿son celosos?

 

No hay comentarios.: