13 julio 2008

Reflexión dominical

Hechos 16:17-25 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Copyright © 1960 by American Bible Society


17 Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, daba voces, diciendo: Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación.

18 Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, éste se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora.

19 Pero viendo sus amos que había salido la esperanza de su ganancia, prendieron a Pablo y a Silas, y los trajeron al foro, ante las autoridades;

20 y presentándolos a los magistrados, dijeron: Estos hombres, siendo judíos, alborotan nuestra ciudad,

21 y enseñan costumbres que no nos es lícito recibir ni hacer, pues somos romanos.

22 Y se agolpó el pueblo contra ellos; y los magistrados, rasgándoles las ropas, ordenaron azotarles con varas.

23 Después de haberles azotado mucho, los echaron en la cárcel, mandando al carcelero que los guardase con seguridad.

24 El cual, recibido este mandato, los metió en el calabozo de más adentro, y les aseguró los pies en el cepo.

25 Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían.

Alarma la cantidad de suicidios de jovnes a través del mundo, en especial Japón. ¿pactos? ¿Decaimientos? ¿Días grises? ¿Trastornos afectivos? ¿Muy sensibles? Las interropgantes sobran.

En nuestro caminar tenemos tiempos de lobreguez espiritual.

En este pasaje encontramos en Pablo y Silas:

  1. la "capacidad de aguante"
  2. acaparadores codiciosos
  3. joven poseída.
  4. multitud y jueces furiosos.
  5. azotes y encarcelamientos.
PERO: siempre hay un pero, aveces malo, en este caso bueno.
v. 25 Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían.
¿COMO PUDO SER ESTO?
  1. Eran hombres llenos del espíritu del Señor.
  2. Tenían una misión que cumplir.
  3. Estaban motivados:
  4. Tenían obediencia.
  5. Su meta era PROCLAMAR EL EVANGELIO.
Muchas veces la armonía en la iglesia no reina, alguien por una frustración, un complejo de superioridad, se encarga de agitar las aguas. Suele venir la decepción, la venenosa raíz de amargura aparece y comienza a crecer.
Dejemos que el Espíritu de Dios nos inunde que EL pueda sanar el dolor de esto y podamos alabar al Señor, imitemos el legado que nos dejan estos hombres de Dios.

LA AMARGURA ES UNA RAÍZ QUE ARRUINA EL JARDÍN DE LA PAZ.
FELIZ DÍA DEL SEÑOR.


No hay comentarios.: