25 agosto 2008

Analizan genes que aumentan el riesgo de infarto en los chilenos

Estudio considera a 120 personas a las que se tomó una muestra de sangre para analizar cuatro genes. Se espera que a partir de los 25 años, con este examen, los chilenos conozcan su riesgo y cambien conductas poco saludables.

Sebastián Urbina

La era de la medicina genética comienza a penetrar con fuerza en el país. Más allá de ciertos tests que se realizan en clínicas privadas, ahora los investigadores médicos buscan masificar estas pruebas apuntando a reducir las principales causas de muerte de los chilenos.

Una iniciativa que ya se encuentra avanzada es la del Laboratorio Clínico del Hospital San Juan de Dios, que desde hace ocho meses se encuentra analizando muestras de sangre de voluntarios sanos, para determinar la carga genética que tienen y que les puede causar un infarto al corazón o al cerebro, enfermedad que representa el 20% de las muertes en el país. "Lo ideal es que lleguemos a unas 250 personas y que después estudiemos a individuos que están enfermos, es decir, que son hipertensos o que ya han tenido un infarto", explica la bioquímica Angela Roco, jefa del mencionado laboratorio y docente de la Escuela de Bioquímica de la U. Andrés Bello.

CUATRO GENES
El perfil genético completo se espera que esté listo para fin de año. En el estudio se analizan cuatro genes: el Apoe, que determina los niveles de colesterol en la sangre; el Mthfr, que permite al colesterol depositarse en las paredes de las arterias; el ECA, que tiene relación con presión arterial elevada, y el PAi1, que facilita la formación de coágulos que obstruyen el paso de la sangre.

"Hemos visto que los chilenos tenemos la mutación negativa del gen Mthfr en comparación a los argentinos, lo que nos hace tener mayor riesgo. Pero esto no es totalmente comparable, ya que ellos no tienen estudios de ECA ni PAi1", dice la doctora Roco. Asimismo, los chilenos tienen un tipo de gen Apoe -llamado silvestre- que protege de los niveles altos de colesterol.

Este provendría "de nuestra parte indígena, lo que nos diferencia de los españoles de Extremadura, que es la zona de España de donde venían los conquistadores y que tienen un gen que no los protege", agrega Roco.

Aunque se sabe que las enfermedades cardiovasculares tienen un componente ambiental importante, como la dieta y el estrés, la carga genética es de gran importancia. Si una persona tiene genes beneficiosos y un estilo de vida saludable, la enfermedad cardiovascular es probable que aparezca muy tarde, después de los 70 años. Por el contrario, al tener genes de riesgo sumados a sedentarismo y estrés, podrá presentar un infarto a los 40 años o antes. Por esto es tan importante estudiar los genes que pueden producir un infarto.

MEDIDA PREVENTIVA
El examen de sangre usado es uno de los más completos que existen en el mundo, y hoy hacerlo en forma privada cuesta entre $ 70 mil y 100 mil pesos. "Esperamos que con la masificación de su uso y la cobertura que puedan entregar las isapres y Fonasa, este precio debería bajar",
afirma esta profesional.

Lo ideal, en su opinión, es que este test se lo pueda hacer cualquiera a partir de los 25 a 30 años de edad como una forma de conocer anticipadamente su riesgo, aunque por supuesto se trata de una decisión estrictamente personal. Si resulta que el individuo corre peligro, estará a tiempo de modificar sus hábitos de vida y hacerlos más saludables.

1 comentario:

moche dijo...

es de esperar que este examen baje su valor para que pueda estar al alcanse de muchos chilenos , para que nos cuidemos y asi durar un poco mas . saludos