19 octubre 2008

Los ushpizzin

¿Ha oído hablar de los ushpizzin?
Una leyenda judía dice que los ushpizzin son invitados que visitan a los piadosos en Sucot, la Fiesta de los Tabernáculos. Se supone que son los grandes héroes del Antiguo Testamento que vienen a ofrecer consuelo y aliento a los fieles.

Según sabiduría popular judía, estos invitados invisibles sólo visitan la suca (enramada) donde los pobres son bienvenidos -un recordatorio de la responsabilidad que tiene cada persona de preocuparse por los demás. También les recuerda a los judíos que hay observadores invisibles que pueden estar observando su conducta.

Por supuesto que la historia de los ushpizzin no es verdad. Pero, más allá de la sabiduría popular y la leyenda, se nos recuerda que, como seguidores de Cristo, estamos viviendo vidas observadas. Hay otros que nos están observando; y nuestra preocupación por los demás, particularmente por los más humildes entre nosotros, es una expresión de la compasión que Cristo mostró hacia los sufrientes y los marginados de Su generación.

Santiago, el hermanastro de Jesús, desafió a los creyentes a poner en práctica el amor de Cristo. Escribió: «La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es ésta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo» (Santiago 1:27).

El ejemplo de Cristo y las palabras de las Escrituras nos inspiran a preocuparnos por nuestro mundo en sufrimiento. ¿Quién nos está observando? Nuestro mundo está observando. ¡Lo mismo que nuestro Señor!

Ushpizin en Arameo quiere decir “huéspedes.” Traducido al español, la palabra pierde algo de su misterio y algo de su sentido, estos “huéspedes” son de hecho absolutamente misteriosos (por lo menos hasta que aprendemos más sobre ellos) y de otro mundo (por lo menos hasta que les hagamos lugar en nuestro mundo). Utilizamos el término Arameo porque nuestra fuente original sobre estos huéspedes místicos es el Zohar, el mayor trabajo cabalístico escrito en esta lengua mística.

Hay siete “huéspedes” que vienen a visitarnos en la sucá, la choza cubierta de ramas en la cual comemos nuestras comidas a lo largo del festival de Sucot -- uno para cada uno de los siete días del festival. Los huéspedes son una parte importante del hogar judío a lo largo del año --había incluso judíos que no participaban de una comida en su propio hogar al menos que hubiera un huésped, preferiblemente un necesitado, con el cual compartir la comida--pero especialmente en el Shabat, y más todavía en las festividades judías (Pesaj, Shavuot, Sucot, Rosh Hashaná, etc.) en las festividades hay una Mitzvá especial (el mandamiento divino), “Y se regocijara en su festival. “(Deuteronomio 16:14), y, nuestro Sabios explican, la única alegría verdadera es alegría compartida. De hecho, el verso por completo lee: “Y se regocijaran en sus festivales --tu, tu hijo, tu hija, tu criado, tu sierva, el Levita, el extranjero, el huérfano, y la viuda, que están dentro de tus ciudades”. En las palabras de Maimónides (Leyes de los festivales 6:18), “cuando uno come y bebe, debe también alimentar al extranjero, al huérfano, la viuda, los otros desafortunados. Pero quién traba las puertas de su patio, y come y bebe con sus hijos y esposa pero no alimenta a los pobres y las almas necesitadas--ésta no es la alegría de la Mitzvá sino la alegría de su vientre… “

Si los huéspedes son integrales a la alegría del festival, mucho más en Sucot. Sucot es el festival de la unidad judía; de hecho, el Talmud indica eso, “es posible que todos los judíos se sienten en un sucá.” Si bien esto es logísticamente difícil de lograr, por lo menos, es posible en teoría. Abarrotamos a tantos huéspedes como sea posible en nuestra sucá, demostrando que nos preponemos a poner en ejecución la Sucá comunal judía según nuestra capacidad, cada uno en nuestras casas. Hay incluso una historia de cierto Rebe Jasídico que, porque él carecía de un huésped, el patriarca Abraham rechazó entrar en su sucá (porqué Abraham estaba allí—lo veremos más adelante).

Y ahora vamos a hablar de los Ushpizin. Ya que llenamos nuestra sucá de huéspedes terrenales, merecemos recibir a los siete huéspedes celestiales, los siete “padres fundadores” del pueblo judío: Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, Aarón, José y David. Mientras que la visita de los siete Ushpizin en nuestra sucá en cada una de las siete noches y días de Sucot, cada “huésped” celestial se asocia específicamente a uno de los siete días del festival, y es el “conductor” o dominante ushpiza para esa noche y día.

Los Cabalistas enseñan que estos siete líderes--mencionados en nuestra tradición como los “siete pastores de Israel”--corresponden a las siete Sefirot, o cualidades divinas, que categorizan la relación de Di-s con nuestra realidad, y que se reflejan en los siete componentes básicos de nuestro carácter (hombre que es creado “en la imagen de Di-s”).

Como cada “huésped” celestial visita nuestra sucá, él nos insufla con la cualidad particular que lo define. Ésta es la razón más profunda por la que son llamados “pastores de Israel”: como el pastor que proporciona alimento a su rebaño, estos siete líderes nos alimentan de su esencia espiritual: Abraham nos alimenta amor, la autodisciplina de Isaac, la armonía de Jacob y la verdad, y así sucesivamente.

Y mientras que estas siete grandes almas son nuestros “pastores” durante todo el año, en los siete días de Sucot su presencia en nuestras vidas es más pronunciada y revelada. Pues al entrar en la “vivienda temporal” de la sucá, liberándonos de la dependencia de las comodidades materiales del hogar y el materialismo, nos encontramos en un lugar en el cual nuestra espiritualidad es más revelada y accesible. Este es el momento, en el que los Ushpizin nos visitan, y nos ayudan a conectarnos con las siete dimensiones de la “divinas” de nuestra propia alma con su fuente celestial en las divinas sefirot, alimentándonos, nutriéndonos y fortificándonos nuestro lado espiritual por el año por venir.

Las siete sefirot o las energías divinas que los Ushpizin nos nutren son:

1r Día: Jesed -- la cualidad de “benevolencia” o” Amor“—personificado por Abraham.

2do Día: Guevura--“Alojamiento,” y “disciplina”—incorporado por Isaac.

3ro Día: Tiferet--"Belleza," "Armonía“y”Verdad“--la Sefira de Jacob.

4to Día: Netzaj--“Victoria” y “resistencia”--Moisés.

5to Día: Hod--“Esplendor” y “Humildad"--Aarón.

6to Día: Iesod--"Fundación" y "Conexión"--Joseph.

7th Día: Maljut--"Soberanía," "Receptividad" y "Liderazgo"-- David.

La historia de estos personajes es solo leyenda, no hay duda, pero la enseñanza que podemos sacar es: Que como seguidores de Cristo, vivimos vidas observadas.

Nuestra preocupación por los demás debe movernos a compasión siempre. Cristo siempre mostró compasión por los sufrientes, necesitados y marginados de su generación.

Santiago, hermanastro de Jesucristo, desafió a los creyentes a poner en práctica el amor de Cristo.

Santiago 1:25-28 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Copyright © 1960 by American Bible Society


25 Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.

26 Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana.

27 La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo.

Cristo es el mayor ejemplo.

El mundo es nuestro mas fiero crítico y NOS ESTÁ OBSERVANDO.

Alguien cerca tuyo podrá decir que ve el amor de Cristo en tu vida???.












FELIZ DÍA DEL SEÑOR.

No hay comentarios.: