04 marzo 2009

El congreso que enfrenta la teoría de Darwin y las creencias católicas

En Roma se han dado cita diversos teólogos, científicos y filósofos para discutir la teoría de la evolución y las enseñanzas católicas sobre la creación del hombre.

Desde ayer y durante cinco días, la conferencia internacional "Biological Evolution Facts and Theories" (Evolución biológica: hechos y teorías) organizada por la universidad Gregoriana, la de Notre Dame y el patrocinio del Vaticano, tendrá como objetivo consensuar la llamada teoría de la evolución que implantó Charles Darwin y las enseñanzas católicas sobre la creación del hombre.

Para este debate, acudieron a la ciudad de Roma diversos científicos, filósofos y teólogos, justo cuando se cumplen los 150 años de la publicación del libro "El Origen de las Especies" y donde se establece la teoría de la selección natural.

Y aunque la iglesia católica nunca condenó a Darwin -al contrario de lo que pasó con Galileo (1564-1642), a quien la Iglesia obligó a renunciar al heliocentrismo por considerarlo una doctrina opuesta a la Biblia-, siempre han existido afirmaciones controversiales con respecto a la "incompatibilidad" del pensamiento del naturalista con las creencias católicas.

"El día de hoy lo considero un punto de partida para sembrar la semilla de un diálogo posterior con otras disciplinas", comentó el presidente del Consejo Pontificio para la Cultura, Gianfranco Ravasi, durante la inauguración.

De hecho, para el Vaticano esta será "una reflexón filosófica que pueda articular, sin confundir, la ciencia en una mano, y la fe en otra".

DIALOGOS


Ya en la jornada de ayer el Vaticano sostenía que la teoría de la evolución natural de Charles Darwin no excluye creer que Dios haya creado la Tierra.

De hecho, el cardenal William Levada, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, declaró que el Vaticano considera que es un "espacio suficientemente amplio" para la fe en la base científica de la evolución y en aquella para Dios creador.

Levada resaltó además en la inauguración de la conferencia que lo único que el Vaticano rechaza como "absurdo" es la concepción ateísta, sostenida por el biólogo Richard Dawkins y por otros, según la cual la evolución prueba la inexistencia de Dios.

Si bien el creacionismo y las religiones están poco de acuerdo, para las teorías creacionistas, "Dios es un mal ingeniero considerando los numerosos errores que suceden en la naturaleza".

Así opinó el biólogo estadounidense Franciso Ayala, de la Universidad de California en Irvine, al margen de la convención que pone en confrontación el Evolucionismo científico, teológico y filosófico.

"Darwin tuvo el mérito de demostrar que existe una explicación científica para las características de los organismos".

Ayala además ve de buen modo el diálogo entre ciencia y fe y sostiene que "es fundamental que ocurra en la sociedad moderna: es una confrontación entre ciencia y valores morales".

El Creacionismo, en cambio, según Ayala tiene poco que hacer con la religión: "es una posición directamente opuesta, que ve a Dios como un mal ingeniero".

"Basta pensar, por ejemplo, al 30 por ciento de los abortos que suceden espontáneamente y de manera natural, es decir millones y millones de intentos fallidos", opinó.

Estos comentarios surgieron en el primer diálogo verdadero de la historia entre ciencia y fe que tiene lugar en el seminario sobre evolución biológica que la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma


No hay comentarios.: