31 diciembre 2012



Kierkegaard, 1843)


Con esta oración de año nuevo, escrita por Kierkegaard en 1843, damos cierre al año 2012, y la bienvenida al 2013 en que celebramos el bicentenario de este gran pensador cristiano.
Kierkegaard
“En nuestros momentos de tristeza queremos fortalecer y reanimar el corazón con el pensamiento de los grandes hombres que Tú escogiste para ser tus instrumentos y que en la dureza de las tribulaciones espirituales, en la angustia de sus corazones, conservaron el alma libre, el valor intacto, el cielo abierto ante sus ojos; también nosotros queremos sumar nuestro testimonio al suyo, seguros de que, como ellos, si nuestro ánimo no es más que desfallecimiento y nuestra fuerza impotencia, Tú al menos eres el mismo, el mismo Dios poderoso que prueba los espíritus en la lucha, el mismo Padre sin cuya voluntad los pájaros no caen en tierra. Amén”.

No hay comentarios.: