29 abril 2013

Eventos cardiovasculares


Eventos cardiovasculares: El mal que ataca al amanecer
En Chile un 26,9% de la población mayor de 15 años sufre de presión arterial alta.
por:  La Segunda Online
lunes, 29 de abril de 2013

Se sabe que el organismo se regula durante las 24 horas por un “reloj biológico” denominado ritmo circadiano, que hace que la presión sanguínea varíe durante todo este tiempo.
Hay evidencia creciente de que los infartos, los accidentes cerebrovasculares y la muerte súbita cardíaca están influenciados por este ritmo circadiano y con la aparición de picos de presión en las horas de la mañana (la hora de despertarse) y descensos durante la noche (horas de sueño).
Los aumentos en los valores promedio de la presión arterial en las 24 horas y las fluctuaciones de la presión arterial (aumentos repentinos) están asociados con mayor riesgo cardiovascular y con daño de órganos incluidos el corazón, el sistema circulatorio, los riñones y el cerebro.
“La protección cardiovascular y el control de la presión arterial a lo largo de las 24 horas debe considerarse un objetivo primordial para la prevención del daño orgánico y los subsiguientes eventos cardiovasculares en los pacientes hipertensos” señala el Dr. Salvatore Pluchino, médico cirujano y profesor de farmacología de la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela. 
El especialista agrega que el problema se produce cuando el efecto de los medicamentos que reducen la presión arterial disminuye durante las últimas 5 a 6 horas del lapso posológico, es decir, las horas que preceden la siguiente toma del fármaco.
Esto deja a los pacientes desprotegidos en las críticas primeras horas de la mañana cuando hay más probabilidad de que ocurran las complicaciones cardiovasculares que ponen en riesgo la vida, tales como infartos y accidentes cerebrovasculares.
Si a esto le sumamos que los pacientes no cumplen a cabalidad su tratamiento, lo que los especialistas llaman adherencia, el panorama no es muy alentador.
Hasta hace poco las estrategias terapéuticas estaban enfocadas únicamente a la reducción de la presión arterial. 
Ahora, la tendencia mundial y en Chile, es brindar al paciente no solo un tratamiento que actúe como antihipertensivo (porque pueden tener otros factores de riesgo) sino que también le ofrezca protección cardiovascular que disminuya el riesgo de infartos y ACVs.
Las enfermedades cardiovasculares son un problema de salud pública por su alta prevalencia y porque constituyen la principal causa de muerte en la mayoría de los países del mundo.
Para la Organización Mundial de la Salud, el mal manejo de la hipertensión es el principal riesgo de mortalidad a nivel mundial. La intolerancia al tratamiento y la falta de cumplimiento son problemas comunes para lograr el control eficaz de la presión arterial.

No hay comentarios.: