27 febrero 2007

Ojo con esto

De InternetBlog

Curiosas experiencias de pérdida de informaciónMuchos saben que un daño en el disco duro de un PC o Notebook puede desencadenar una verdadera tragedia con la consiguiente carga de stress. Sin embargo, pocos sospechan las insólitas circunstancias que pueden hacer que un disco duro u otro dispositivo de información digital se detenga para siempre, haciendo desaparecer cientos de archivos que en muchas ocasiones resultan imprescindibles. Varias compañías internacionales de recuperación de datos publican año a año su ranking con bizarras situaciones asociadas a este fenómeno. Y en Chile, por qué no, la empresa Kepler Data Recovery ha querido sumarse a esta tendencia contando algunos de los casos más extraños recibidos en sus laboratorios de Santiago y Miami. Todos con final feliz, ya que los datos fueron recuperados. Una segunda oportunidad para los datos, y para un matrimonio Carlos, casado por más de 15 años, tuvo un día tan malo que parecía ser el protagonista de una película de terror. Y al llegar a casa sólo encontró más problemas. Asuntos domésticos, con los que habitualmente podría haber lidiado con destreza. Sin embargo, ése no era un día como todos. Con semblante tranquilo, contó: “En el trabajo nada funcionó y mi jefe me tenía presionado. Al llegar a la casa los niños peleaban. Entonces llegó mi señora y comenzamos a discutir asuntos irrelevantes, presupuestos caseros”. Su señora, Francisca, llevaba las cuentas en su laptop. Se las enrostró a Carlos, provocando un ataque de furia que terminó con el laptop de Francisca en el suelo. “Podía comprarle un computador nuevo, pero si no recuperaba los datos, seguro perdía el matrimonio”, acota. Finalmente, los datos fueron rescatados y su señora lo perdonó. No se ha visto de nuevo a este matrimonio. Se espera que no tengan servidores, UPS, ni monitores de 21'' cerca de ellos cuando peleen nuevamente. ¡Mi computador fue atropellado! Parece mentira, pero cada año llegan varios casos de computadores que han sido arrollados por vehículos en movimiento. Llegó a los laboratorios de Kepler un disco duro que fue “atropellado” por un bus urbano de recorrido desconocido. “Suena un poco inverosímil, pero por encima de mi computador pasó una enorme micro que se aproximó demasiado a la vereda. Con el susto, solté la mochila en la que transportaba mi Notebook. Ni siquiera me alcancé a fijar qué número de recorrido llevaba”, relata Fernando, el aún sorprendido usuario. A pesar de que el chofer se dio a la fuga impunemente, los datos pudieron ser recuperados. Eso sí, cabe destacar que se trataba de una micro amarilla. No todo es culpa del Transantiago. Cucaracha polizón Un cliente hizo llegar al laboratorio de Kepler en Miami un disco duro para recuperación de datos en un empaque aparentemente tradicional. Nadie se había percatado de que junto al disco venía además una cucaracha como polizón. Se recuperaron los datos, pero la cucaracha fue deportada por no presentar documentación vigente.

No hay comentarios.: