04 marzo 2007

Blogers


Varias veces nos juntamos, los blogueros, de Arica, para conversar, intercambiar opiniones y relajarnos, el grupo iba en aumento cada reunion, y como todas las cosas que en Chilito funcionan bien, hay que terminarlas. De mañana en mañana, nos vemos y... cuando nos juntamos, buena idea Edgardo, yo te aviso... ese yo te aviso significa: NO TE LLAMARE.  después el consabido, viejo, no pude llamarte. La verdad es: NO QUISE LLAMARTE. Tiempo hay, el tiempo se hace, el tiempo yo lo agendo, y el grupo, mejor "los choclos" se desgranaron, uno a uno como boton de chaleco, o un fauno dirìa... ¿que diría?

Las cosas han cambiado bastante por acá, algunos blogs ya no están en la globoesfera, otros aún permanecen, llenos de orín y herrumbre, las telarañas de la desidia se entrecuzan, y la vida sigue. Es que "la vida esa así" Corrección: LA VIDA LA HACEMOS ASÍ.
Espero que lean, Victor, Alejandro, Marianela, Gerardo, Maria Veronica, y tantos más, blogers el cafè nos espera, no es para Platòn, es para nosotros. Que tengan un buen dìa.
En un blog de España, literario, encontré esto: y la nostalgia llegó:
 
Una taza de café, un grupo de personas y muchas ganas de conversar. Son los únicos requisitos para convertirte en participante de la última moda mundial: los cafés filosóficos.

Si Sócrates levantara la cabeza no estaría del todo insatisfecho al comprobar como los llamados filocafés se han extendido de un modo tan éxitoso recuperando la vieja costumbre de hablar de los grandes temas de la vida alrededor de una mesa.

A pesar de las incesantes críticas sobre la falta de interés o compromiso general con las temáticas que a diario afectan a nuestra vida, la vida intelectual sigue renovándose constantemente. Hacerlo mediante la recuperación de debates públicos al estilo de los antiguos foros de opinión es una noticia excelente.

El boom de los cafés filosóficos reaparece en París, a principio de los años 90. El padre de la idea fue el filósofo francés Marc Sautet, que la puso en práctica en 1992 en el café parisino El Faro, cerca de la plaza de la Bastilla.


Desde entonces ha llovido mucho y el movimiento ha ido extendiéndose por todo el mundo, a pesar de que en España los filocafés se han hecho esperar pues hace apenas 3 años que se llevan a cabo. En la actualidad Francia cuenta con la friolera de más de 300 cafés filosóficos.
En España Madrid, Barcelona y Sevilla son las ciudades con más actividad llegando incluso a especializarse en temáticas y asistentes.

Librerías como la Casa del libro de Sevilla, bibliotecas públicas o bares son los lugares de reunión más típicos. Los libros son fundamentales en estas reuniones pero, sobre todo, se le quiere dar un sentido práctico y dinámico. La filosofía del movimiento es actuar más que divagar.

Pocas ciudades se resisten ya a esta moda. Perú, Buenos aires, Argentina, México,... los filocafés han llegado para quedarse.

2 comentarios:

nelly dijo...

hola, a propósito de los cafe-literarios,me gustan mucho, en mi bello Vadivia,hubo o tal vez hay uno, pero antes me gustaría saber, vas tu en forma regular? o sólo si alguien va? a mi me gusta ir aunque sea sola , si están tb. los libros que me hacen compañia y si aparece alguien, que bueno, y si no un libro siempre es un buen amigo, al próximo café te acompaño amigo, nelly

Edgardo Urrea Ramirez dijo...

Nelly:
Gracias por tus comentarios, de verdad un gusto. Toda colaboracion la agradecerè. Siempre ando con un libro, el ultimo que estoy leyendo, para redmir el tiempo, si me toca esperar en alguna parte, leo. De tarde en tarde paso por un cafe, a ver si encuentro a alguien, si no sigo mi camino, hasta la pxma. Te voy a esperar con los brazos abiertos para ese cafè, tipo poker, tu café y titantos màs, Gracias Nelly y saludame a la Bella Valdivia, que la añoro. Que estes muy bien principesa