23 marzo 2007

Tuberculosis

Tuberculosis: "está en todas partes"
BBC Mundo Ciencia

Aunque las cifras de la tuberculosis en el mundo se han estabilizado, siguen muriendo cada año 1,6 millones de personas.

Bacilo tuberculoso
Las nuevas cepas de TB son resistentes a los tratamientos actuales.

Y el riesgo de la enfermedad está en todas partes, según el informe global sobre tuberculosis de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Por primera vez desde 1993 las tasas de incidencia de la enfermedad se han estabilizado", cuenta a BBC Ciencia el doctor Marcos Espinal, Secretario Ejecutivo de la Alianza Alto a la Tuberculosis de la OMS.

"Sin embargo, el número total de casos sigue aumentando, por lo que los desafíos son enormes", afirma.

La tuberculosis (TB) es una enfermedad del sistema respiratorio y se propaga por la tos y el estornudo.

Es la segunda enfermedad infecciosa del mundo, después del VIH/SIDA, y el 80% de los casos se concentran en el mundo en desarrollo.

"Hemos logrado alcanzar tasas de detección de la enfermedad del 60% y logramos un 84% de tratamientos exitosos", dice el doctor Espinal.

"Pero todavía tenemos 8,8 millones de nuevos casos de TB cada año".

Y la gran mayoría de éstos -7,4 millones- se encuentran en Asia y África subsahariana.

Ultraresistente

Una tendencia que preocupa a la OMS es el surgimiento de nuevas cepas de la enfermedad.

Se trata de la tuberculosis multidrogoresistente (MDR) y la extremadamente resistente (XDR).

Enfermo de TB
Las regiones más afectadas son partes de Asia y África.
La MDR es resistente a la primera línea de medicamentos y ha surgido a niveles alarmantes en los países de la antigua Unión Soviética y partes de China.

Pero aún más preocupante es la XDR, que ha mostrado ser resistente también a los tratamientos de segunda línea.

"Nos preocupa porque no sabemos con exactitud la magnitud de esta cepa -dice Marcos Espinal- y estamos alentando a los países para que obtengan encuestas representativas de esta cepa".

"Pero sabemos que varios países -35- han reportado casos", afirma el experto.

Hasta ahora, no se cuenta virtualmente con ninguna opción para tratar a los pacientes que desarrollan esta cepa de la enfermedad.

La TB es, según la OMS, "una enfermedad de la pobreza" que afecta principalmente a adultos jóvenes en los años más productivos de su vida.

Pero quizás el desafío más grande de los sistemas de salud es hacer frente a la coinfección de VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) y TB.

La tuberculosis se ha convertido en una de las principales causas de muerte en pacientes contagiados por el VIH.

Como el sistema inmunitario de estos pacientes se encuentra debilitado, se vuelven más vulnerables al contagio de la TB y esto provoca la muerte de unos 200.000 pacientes, la mayor parte en África.

"El VIH está teniendo un enorme impacto en la epidemia tuberculosa, y es la principal razón por la cual los países del África subsahariana no alcanzaron las metas de control de la TB", dice Marcos Espinal.

América

América Latina no está exenta del problema de TB, según la OMS.

Se calcula que hay unos 350.000 casos de la enfermedad en la región, de los cuales se cree que unos 150.000 son altamente infecciosos.

El VIH está teniendo un enorme impacto en la epidemia tuberculosa, y es la principal razón por la cual los países del África subsahariana no alcanzaron las metas de control de la TB
Dr. Marcos Espinal
Entre los países más afectados están Brasil, Perú, Colombia, México, Haití y República Dominicana.

"Tenemos un problema muy serio en la región, principalmente en Brasil y Perú donde se reporta casi la mitad de la incidencia de TB", señala Espinal.

"Pero creemos que los países de las Américas pueden afrontar el problema porque están en mejores condiciones que otras regiones del mundo", afirma el experto.

Según los expertos, el hecho de que sigan surgiendo en el mundo millones de nuevos casos de TB cada año significa que es necesario continuar los esfuerzos en la detección y prevención de la enfermedad.

"Esta es una enfermedad que podemos prevenir y curar", agrega el doctor Espinal, "pero los países, los donantes y la comunidad internacional deben hacer más para lograrlo".

"Necesitamos nuevas herramientas de diagnóstico y nuevos fármacos para combatir las nuevas cepas y esto nos costará en los próximos diez años US$56.000 millones".

Otro grave problema de salud es la incidencia de la enfermedad en las prisiones del mundo.

Un nuevo informe del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) pide "poner más atención a los peligros de la continua propagación de TB en las prisiones y a la exportación de la enfermedad a la comunidad cuando los detenidos son liberados".

"La TB es hasta 100 veces más prevalente dentro de una prisión que fuera de sus muros", informa a BBC Ciencia el doctor Francisco Duda, coordinador médico de salud en prisiones del CICR.

Según el médico, "el problema es muy grave, porque los prisioneros no tienen acceso a los servicios de salud que tiene la comunidad".

Y agrega que "mientras no hagamos frente al problema de la TB en las prisiones, será imposible erradicar la enfermedad entre la población en general".

No hay comentarios.: