19 julio 2008

Crisis alimentaria = obesidad

Redacción BBC Mundo

Niño en Chiapas, Unicef
El alza en el precio de los alimentos está llevando a los más pobres a sustituir su comida típica.

El aumento mundial en los precios de los alimentos está teniendo un efecto paradójico: está empeorando la epidemia de obesidad.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el encarecimiento de la comida está llevando a muchos a buscar alternativas más baratas, que también son menos saludables.

Así lo afirmó a BBC Mundo el Director Regional para América Latina y el Caribe, José Graziano Da Silva, quien explicó que este fenómeno afecta particularmente a los pobres de esta región.

Más hambre y más obesidad

"Lo peor que puede pasar (con el alza de los precios de los alimentos) es que no sólo aumenta el número de hambrientos, sino que muchas personas tienen que hacer substitución de productos", señala Graziano Da Silva.

Lo peor que podría pasar ahora es comer menos, y comer peor
José Graziano Da Silva, director de la FAO
"Algunos ya no pueden comprar más carne de la mejor calidad y empiezan a comprar carne de peor calidad, pero hay otros que ni carne pueden comprar, entonces empiezan a comprar productos basados en azúcar o con mucha harina y eso va produciendo un efecto perverso que es la obesidad, sobre todo en niños".

Por ello la FAO está trabajando en programas de educación alimentaria y nutricional para niños, y en especial madres, en América Latina y el Caribe.

"Lo peor que podría pasar ahora es comer menos, y comer peor", concluye el directivo de la FAO.

No hay comentarios.: