23 julio 2008

Reflexión docente.

Una reflexión sobre la capacidad de la escuela para generar hoy corrientes de conocimiento compartido, que permitan soñar y diseñar acciones de futuro.

Por Winston H. Elphick D., Magíster Educación PUC, Director Ejecutivo Otic-Alianza.

La capacidad prospectiva de una organización no está en el acierto adivinatorio de sus ejecutivos o directivos, ni en las bolas de cristal que tengan a su disposición. Nace de la capacidad que tienen para generar una fuerte corriente de conocimiento compartido, de análisis e inferencia de la realidad y de la capacidad para soñar y diseñar acciones de futuro.

Quien ocupa su tiempo para llorar el presente no tiene ninguna posibilidad de conquistar el futuro y de traerlo al presente como una gestión intencionada y no como una acción azarosa y accidental. Se acabó el hechizo de las bolas de cristal.

Recordemos al Señor de la bola perdida, se ha roto su hechizo y la influencia de quienes tenían las pistas monopólicas para llegar a la escuela efectiva: ministerios varios, demagogos, políticos, jueces, expertos, economistas, empresarios, cibernéticos… todos han reducido su influjo en la escuela. Hoy todos esperan que los educadores generen las respuestas frente al tema educativo.

Crash, crash! … las bolas de cristal van reduciendo su presencia y el rol de la gente, de los educadores, de los alumnos, de las familias, de sostenedores concientes se acrecienta y fortalece.

Somos una comunidad educativa en formación permanente, en educación wifi, que abre los canales participativos y reflexivos. Así el desarrollo del conocimiento logra transformar a los pueblos de colonias, a colonos; de productores de materia prima, a inventores y creadores; de docentes repetidores del saber ajeno, a imantadores de saberes pertinentes, críticos y constructores de nuevas realidades sociales.

Como expresan algunos autores, entre otros Boisier* estamos asistiendo a la formación de una verdadera socioeconomía del conocimiento, que se caracteriza por tres rasgos principales:

  1. El conocimiento es el factor clave del desarrollo en la economía global. Hace la diferencia entre riqueza y pobreza.
  2. La creación y redistribución de la riqueza básica para que compita exitosamente una sociedad implica la necesidad de promover la redistribución del conocimiento.
  3. La multiplicación o explosión del conocimiento aumenta las necesidades de educación masiva y pertinente de la población.

Las organizaciones formales deben adaptarse a los cambios actuales (que ya son grandes), pero sobre todo a los cambios futuros (que ni siquiera llegamos a sospechar hacia donde se dirigen y que medios usarán).

La soledad de los colegios es un mal signo. Se deben construir redes cooperativas, más que competitivas. La formación docente no puede ser un tema de resolución aislada de cada colegio, deben ser grupos de colegios compartiendo sus planes de gestión del conocimiento prospectivo.

La mono visión de las escuelas, el pensar solamente en la educación formal, en el trabajo de aula, es un paradigma agónico.

(*) Boisier, Sergio: Sociedad del conocimiento social y gestión territorial, Documento de trabajo N. 5, Instituto de Desarrollo Regional, Fundación Universitaria, Sevilla, 2002). (ver también este artículo).

Algunas demandas al liderazgo prospectivo de los equipos directivos docentes

- la escuela del futuro deberá diversificar sus estrategias educativas: integrar el aprendizaje de pares, no solo de compañeros de la misma aula, sino abrir el concepto de aula al mundo de internet, conocer y compartir con compañeros de curso de de otras ciudades y de otros países;

- fortalecer el liderazgo del docente, ampliar otras instancias formativas ya existentes en la comunidad (centros comunitarios, grupos de empresarios, centros de productores, agrupaciones de artes y oficios, clubes deportivos, Bomberos, Carabineros, parroquias, etc);

- abrir el colegio a la comunidad;

- integrar la educación mixta (parte en colegio, parte con integración Intenet);

- firmar convenios con instituciones de educación superior, CFT (Centros de Formación Técnica) y OTEC (Organismos de Capacitación Técnica) tanto para formación de su personal, sus alumnos, como apoderados y personas de la comunidad en general.

- Completación de estudios para padres, como un recurso para impactar en la calidad del aprendizaje de sus hijos.

- Flexibilidad curricular, respeto al ritmo de las comunidades en que están insertos (no clases en temporadas de cosecha, vendimia).

- Reconocimiento formal de otras instancias educativas (por ejemplo en tiempo de trabajo de los alumnos en sus vacaciones).

- Creación de una escuela que certifica las competencias obtenidas por la experiencia laboral de las personas.

- Rompimiento de la estructura tradicional de aula y del ordenamiento interno de los alumnos (no aulas enfrentadas alumno-profesor).

- Reconoceremos el valor tanto de la memorización, como del ejercicio de las habilidades y competencias, el razonamiento, el discernimiento, el desarrollo humano.

- Creación de grupos de estudios libres, sobre temas de interés al interior de los colegios.

- Valoración de procesos de investigación- acción como instancias de crear diálogos educativos a partir de nuestras prácticas y nuestras realidades.

DE: MINEDUC

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA

Esta columna corresponde a la tercera entrega de Hacia una organización creadora de conocimiento prospectivo. Puedes leer los tres artículos a continuación:

  1. ¡Se ha perdido mi bola de cristal! (Buscando la organización creadora de conocimiento prospectivo).
  2. El síndrome de crash en la escuela (o de cómo caen las bolas de cristal).
  3. ¿De qué bola me hablan? (Educadores creando conocimiento prospectivo).

No hay comentarios.: