12 agosto 2008

Dieta balanceada ayudaría a cuidar el corazón

La principal causa de muerte en Chile son las enfermedades cardíacas, por lo que es importante tomar todas las precauciones necesarias para evitar que una de estas patologías se desencadene.

La Tercera.com


Escoger mejor los alimentos que comemos y poner atención a la forma cómo se cocinan es una excelente forma de cuidar la salud del corazón. Evitar las frituras e incluir en buena medida la fibra ayuda a evitar problemas coronarios o tenerlos bajo control cuando ya se han diagnosticado.

Según la directora de la carrera de Nutrición y Dietética del Instituto Profesional y Centro de Formación Técnica Enac, Estela Lamas, para cuidar el corazón, es necesario mejorar la dieta, dejar el sedentarismo y los hábitos dañinos como el tabaquismo.

UNA BUENA ALIMENTACIÓN
Los trastornos cardíacos no siempre dan aviso, por eso prevenir y cuidarse es vital. Y sobre todo hay que aumentar las precauciones cuando el doctor ya ha dado la advertencia. Para ello, como señala la especialista, tener hábitos alimentarios saludables es fundamental.

Según la profesional de Enac, una persona, tenga o no diagnóstico de patologías coronarias, debe componer su dieta mediante una ecuación que ella llama una "molécula calórica".

Este cálculo supone que del total de calorías consumidas en un día, los lípidos o grasas no deben exceder de un 30% y el resto debe ser entregado aproximadamente por un 15% de proteínas y un 55% de carbohidratos. Cifras superiores pueden ayudar a aumentar el colesterol en la sangre y con ello hacer mayor el riesgo de sufrir infartos.

Para mantener estas proporciones, Lamas recomienda ser precavidos con lo que comemos. Aconseja evitar las grasas saturadas de origen animal, que en su mayoría se encuentran en carnes de vacuno, cerdo y cordero. Sin embargo, eso no significa eliminarlas completamente de la dieta, sino que, en el caso de la carne de vacuno, elegir cortes que tienen menos grasas que otros.

De la misma manera, se debe disminuir el consumo de jamón y de embutidos en general, y al eligir un queso es mejor optar por aquellos bajos en grasas como los quesillos. Optar por leches descremadas o semidescremadas también ayuda, y evitar las yemas de huevos es fundamental para quienes padecen problemas cardíacos, pues "es ahí donde se encuentra la mayor cantidad de colesterol", señala la especialista.

Pero sin duda, las frituras son las que aportan la mayor cantidad de colesterol y de grasas saturadas. Lamas señala que el gusto de la mayoría de la gente por comer grasas tiene que ver con que son éstas las que le dan sabor a las comidas, pero hay que ser precavido. "La clave de todo está en la moderación", sostiene la especialista.

Según explica, no es que el aceite tenga grasas saturadas en sí mismo, sino que el problema es que a la hora de freírlo se convierte en lípidos dañinos. Por eso, es bueno optar por alimentos que no necesiten calentar aceite. De todas maneras, los especialistas recomiendan usar aceites de buena calidad, como el de oliva, el de maíz, pepita de uva o maravilla.

LA DIETA IDEAL
Una dieta balanceada y adecuada para la salud del corazón debe incluir obligatoriamente ciertos elementos. Además de cuidarnos de comer los alimentos antes mencionados, Estela Lamas recomienda incluir una buena porción de fibra en la alimentación. "Se puede obtener principalmente de cereales integrales y ayuda a mejorar la digestión, la evacuación intestinal y con ello disminuir la absorción de grasas por parte del cuerpo", asegura.

Las frutas y verduras son otra importante fuente de fibra, por lo que la nutricionista recomienda que su consumo sea de por lo menos tres porciones diarias. Y para quienes gustan de una copa de vino, la especialista asegura que efectivamente un vaso con el almuerzo ayuda a cuidar el corazón, porque es una buena fuente de antioxidantes.

Asimismo, el consumo de pescados es muy beneficioso, sobre todo de salmón y atún, pues son ricos en omega 3 lo que ayuda a mantener el colesterol en niveles normales.

Finalmente, no hay que olvidar la manera en que se cocina. No basta con cuidar qué se compra para comer si la forma en que se elaboran los alimentos es inadecuada. Estela Lamas, además de aconsejar que se eviten las frituras, asegura que lo más recomendable al momento de cocer los alimentos es al vapor, a la plancha, al horno o a la parrilla.

No hay comentarios.: