15 septiembre 2008

Médicos recomiendan cómo cuidarse estas Fiestas Patrias

Expertos de la Universidad Católica, explican cuáles son los síntomas y enfermedades que se esconden tras las típcas frases chilenas.

La Tercera.com


A pocos días de que empiecen las Fiestas Patrias, y con ella los típicos problemas gástricos a que se enfrentan los miles de chilenos que abusan del feriado, expertos de la Universidad Católica explican a través de frases y mitos dieciocheros, las enfermedades más recurrentes de esta época del año.

¡LA EMPANADA SE ME REPITE!
Esta es una de las tantas quejas que se escuchan en las Fiestas Patrias, pero pocas personas saben qué significa o cómo se produce.

De acuerdo al doctor Allan Sharp, cirujano digestivo de la Clínica UC San Carlos de Apoquindo aclara el mito de las personas sienten que la empanada se "repite" cuando su sabor u olor se hacen presente después de su ingesta, producto de un retardo en el vaciamiento gástrico o reflujo alimentario.

Estos síntomas pueden verse con más frecuencia en personas con trastornos digestivos biliares, pancreáticos, pero especialmente en aquellas que sufren de reflujo gastroesofágico patológico.

Debe quedar claro que una persona normal, que ingiere comidas "dieciocheras" en exceso, ricas en grasas, aliños y con abundante alcohol, puede presentar estas molestias sin tener una enfermedad.

En personas sanas, estos malestares se pueden tratar comiendo y bebiendo con moderación, sin excederse en el consumo de grasas, aliños y no comiendo demasiado en la noche antes de acostarse.

Sin embargo, aquellas personas que padecen de reflujo gastroesofágico y la patología biliopancreática deben tratarse, ya sea con medicamentos o cirugía si la enfermedad lo requiere.

¡AYHH, ME DIO UN ATAQUE A LA VESÍCULA!
El doctor Nicolás Jarufe, cirujano hepato- biliar del Hospital Clínico de la Universidad Católica, explica que el ataque a la vesícula en términos médicos se denomina "cólico biliar".

Esta enfermedad consiste en dolor en la parte superior derecha del abdomen y se produce típicamente después de alguna comida con alto componente graso (frituras, carne de cerdo, embutidos,) o también altamente condimentadas.

"El dolor es de intensidad variable y de horas de duración. Si se prolonga más allá de 24 horas, puede denotar una inflamación aguda de la vesícula o "colecistitis aguda" que pudiera requerir cirugía de urgencia", agrega el especialista.

Este "ataque" sólo se produce en personas que tiene cálculos o piedras en su vesícula, los cual genera riesgos de inflamación, conocido como colecistitis, que pueden derivar en una peritonitis o ictericia, derivando en enfermedades graves con riesgo de muerte como la colangitis y la pancreatitis aguda, explica el doctor Jarufe

¡ME DIO UNA PATALETA AL HÍGADO!
Según el dotctor Jarufe, la pataleta al hígado se confunde con el ataque de vesícula o cólico biliar, y se produce generalmente por una alta ingesta de comidas grasas.

El especialista explica que el hígado cuando se enferma no duele, sin embargo, algunas veces puede producir un leve malestar abdominal como es el caso de las hepatitis agudas.

Los pacientes con molestias o algún dolor, que generlamente se debe a comidas grasas o muy condimentadas, deben consultar a un especialista para que éste solicite una ecografía abdominal que es un examen simple y disponible en todo Chile y así poder diagnosticar la patología.

¡ME SIENTO HINCHADO!
La mayoría de las personas cree que el colon irritable es el causante de sus dolores estomacales. Sin embargo, durante estas festividades es común que se produzcan molestias gastrointestinales de las que el colon no es siempre responsable.

El doctor Felipe Bellolio, coloproctólogo del Hospital Clínico UC comenta que es cierto que el colon irritable, o la colopatía funcional, es una enfermedad en la cual se produce una alteración del funcionamiento normal del colon, principalmente a través de cambios del habito intestinal, asociado a dolor y distensión abdominal.

Sin embargo, esta patología no tiene una causa demostrada, y en general empeora producto de situaciones estresantes o comidas muy pesadas, en gran cantidad, muy aliñadas, con poca fibra y asociadas al alcohol, explica el especialista.

"El tratamiento, pasa necesariamente por la moderación al comer y al beber", agrega el doctor, y en los momentos de crisis, pueden ser útiles medicamentos del tipo antiespasmódico.

"En caso de persistir estas molestias es importante consultar, ya que en ocasiones estos síntomas pueden traducir otras enfermedades de mayor cuidado. Otros síntomas de alarma son el sangrado y la baja de peso", concluye.

¡VOY A COMER HASTA QUE ME DE HIPO!
El doctor Manuel Álvarez Lobos, gastroenterólogo del Hospital Clínico UC explica que los problemas frecuentes en el dieciocho se producen por la sobrecarga alimentaria, que puede llevar a dolores abdominales, cólicos, acidez, cefaleas, diarreas y especialmente vómitos.

Existen cuadros potencialmente más graves desencadenados por un exceso de grasas y de alcohol como son los cuadros pancreáticos o biliares. No es recomendable mezclar las comidas o el alcohol porque en vez de disfrutar las personas terminan con terribles molestias estomacales.

¡ME DUELE EL ESTÓMAGO, ME INTOXIQUÉ!
Otro punto crítico en las Fiestas Patrias es la higiene de los alimentos, por lo que es importante mencionar que en las comidas preparadas en casa, se debe tener cuidado con la elaboración con el fin de que no se contaminen.

Es conveniente comer en lugares establecidos y evitar comer en lugares que no tiene ningún tipo de control o de fiscalización.

Si no se cumplen estas recomendaciones, es muy probable que las personas se arriesgan a sufrir intoxicaciones alimentarias con el consiguiente malestar general y el riesgo de deshidratación e infecciones a las que puede llevar.

Entres estas últimas están las gastroenteritis infecciosas, la fiebre tifoidea y las hepatitis virales, que son enfermedades que tienen potencialidades de ser graves y complejas.

Por último es recomendable acudir al médico frente a dolores abdominales intensos, vómitos persistentes, fiebre, diarrea voluminosa o mantenida, sangre en las deposiciones, marcado decaimiento general y un aumento en la falta de apetito.

Estos son algunos de los síntomas y signos que indican una enfermedad digestiva importante y que amerita una evaluación.

No hay comentarios.: