18 noviembre 2008

Fármacos inteligentes contra el cáncer

BBC Ciencia

La investigación del cáncer está entrando en una nueva era en la que cada vez habrá más medicamentos efectivos contra la enfermedad, afirma una investigación.

Píldoras
Los nuevos fármacos atacan con más precisión a las células y tienen menos efectos graves.
El informe de la organización británica Cancer Research UK afirma que el mejor conocimiento que se tiene hoy en día del cáncer significa que 18% de los nuevos medicamentos que se desarrollan se convertirán en tratamientos estándar.

Hace unos años sólo 5% de los fármacos desarrollados llegaban a los pacientes, señala el estudio publicado en la revista Nature Reviews.

Errores costosos

En todo el mundo se lleva a cabo una búsqueda a escala masiva de fármacos contra el cáncer.

Aunque se desarrolla una gran cantidad de medicamentos, el nivel de fracaso también es enorme ya que muchas sustancias prometedoras no logran pasar todos los ensayos clínicos.

Esta dramática mejora se debe a que se han desarrollado fármacos más "inteligentes" y molecularmente más precisos, basados en un mejor entendimiento de la biología del cáncer
Dr. Ian Walker
Esto cuesta millones de dólares a las farmacéuticas y organizaciones de investigación, pero para los científicos, estos errores costosos son un proceso de aprendizaje.

El nuevo estudio siguió un registro de 974 medicamentos que iniciaron la primera fase de ensayos clínicos en 1995.

Posteriormente calcularon cuántos de éstos pasaron las pruebas en humanos y lograron el registro para su comercialización.

Según Cancer Research, 18% de los medicamentos analizados completaron exitosamente las pruebas clínicas.

La última vez que se llevó a cabo un registro como éstos, en 2004, sólo 5% de los fármacos logró llegar a los pacientes.

"Esta dramática mejora se debe a que se han desarrollado fármacos más "inteligentes" y molecularmente más precisos, basados en un mejor entendimiento de la biología del cáncer" señaló el doctor Ian Walker, de Cancer Research UK.

En el pasado, la mayoría de los fármacos contra el cáncer eran agentes citotóxicos, diseñados para matar a las células cancerosas.

Pero estos compuestos citotóxicos -como la quimioterapia convencional- también matan a las células sanas, que se multiplican rápidamente.

Esto provoca graves efectos secundarios para el paciente, como náusea, pérdida de cabello y más riesgo de infecciones.

Por el contrario, los medicamentos modernos están diseñados para atacar de forma más directa los mecanismos de las células cancerosas, es decir los "apagadores" moleculares que están involucrados en el crecimiento de tumores.

Estos compuestos modernos son armas mucho más precisas y por lo tanto causan menos daños en las células sanas y menos efectos secundarios en el paciente.

Más apertura

Píldoras
Los científicos esperan que los fármacos inteligentes reemplacen a la quimioterapia.
La investigación de Cancer Research mostró que entre 1995 y 2007, una familia de fármacos molecularmente precisos, llamados inhibidores de la kinasa, tiene tres veces más probabilidades de llegar a los pacientes que otros tipos de fármacos contra la enfermedad.

Entre los medicamentos más conocidos de inhibidores de la kinasa están el Herceptin, contra cáncer de mama producido por Roche, y el Glivec para leucemia, desarrollado por Novartis.

Gracias a estos fármacos de precisión molecular se ha logrado extender la vida de muchos pacientes, pero su alto costo (pueden llegar a costar decenas de miles de dólares) significa que no han logrado llegar a todos.

"Los resultados de este estudio revelan que estamos trabajando en un momento realmente emocionante en la investigación de fármacos contra cáncer", expresa el profesor Herbie Newell, también de Cancer Research.

"Sin embargo, es vital minimizar el número de fracasos y el costo que esto significa para la industria (y para el paciente)".

Según el investigador "esto podría lograrse si los investigadores y las compañías farmacéuticas son más abiertas sobre los compuestos que funcionan y los que no funcionan".

"Compartir esa información será muy beneficioso por razones clínicas, científicas y comerciales y porque nos ayudará a medir nuestro progreso y a identificar las áreas donde debemos mejorar", expresa el profesor Newell.

No hay comentarios.: