03 diciembre 2008

El mal del cansancio crónico


La disautonomía suele confundirse con depresión o estrés.

por Camila López, para revista Paula | 03/12/2008 - 10:08

Agotamiento, mareos, desmayos, baja de presión y angustia no siempre indican depresión o estrés. La disautonomía, una enfermedad poco conocida que afecta mayoritariamente a mujeres, tiene síntomas similares

¿QUÉ ES?

Una disfunción de sistema autónomo, hereditaria o adquirida por algún virus, accidente vascular encefálico, intoxicación o hasta una insolación que en casos extremos puede provocar una vasodilatación que altera la presión arterial.

El doctor Roberto Aspée, cardiólogo de la Clínica Alemana, explica que todo lo que gestiona el organismo por sí solo, sin intervención de la voluntad, está regulado por el sistema nervioso autónomo, como el movimiento del intestino, la salivación, la sudoración y el enfoque visual, a través de los sensores. Cuando esto falla ocurre la disautonomía.

Ésta, tiende a agravarse en períodos de tensión, apareciendo fatiga, pérdida de equilibrio, cansancio, mareos, sensación de ahogo, cefalea, síncopes (desmayos súbitos). Por eso, suele confundirse con un cuadro de depresión o estrés.

"En ocasiones, además de psicofármacos con corticoides, se usa un tónico vascular alfa, que controla loa presión", señala Aspée. Los medicamentos sólo se ingieren durante la crisis.

La ingeniera comercial, Rossana Pons (28) empezó a tener desmayos hace seis años. "Primero me diagnosticaron depresión. por un tiempo me sentí mejor debido a los antidepresivos, pero el verano pasada volví a tener los mismos síntomas. Hasta que un cardiólogo me diagnosticó disautonomía hereditaria. A los cinco días de tratamiento fueron desapareciendo los mareos y los desmayos. Ahora sé que mi cansancio tiene un origen, y no es depresión", cuente Rossana.

En el caso de un embarazo, lo primero que se debe hacer es suspender los fármacos, porque no se conocen los efectos de estos en el feto.

SÍNTOMAS
- Pérdida de fuerzas hacia el mediodía
- Intolerancia al estar de pie
- Dificultad para controlar la temperatura corporal (los pacientes suelen ser friolentos)
- Hinchazón en pies y manos
- Sudoración o salivación excesiva
- Hiperlaxitud en los ligamentos, hiperflexibilidad en manos y pies
- Desmayos y mareos
- Hipoglicemia en ayunos prolongados

COSAS QUE HAY QUE EVITAR
- Subir cerros y lanzarse en montañas rusas
- Espacios cerrados y sin ventilación
- Duchas calientes y termas
- Pararse rápido de la cama o de la silla
- Comidas abundantes, exceso de azúcar y de alcohol

No hay comentarios.: