15 enero 2009

¿Arte europeo o broma de mal gusto?

Redacción BBC Mundo

Instalación
¿Arte, ironía, engaño?
Una instalación artística que pretendía mostrar la diversidad europea ha generado polémica, e incluso ira, al basarse en estereotipos nacionales cargados de ironía.

La obra "Entropa", que deberá decorar la sede del Consejo Europeo en Bruselas, fue comisionada por la República Checa -que ostenta la presidencia rotativa de la Unión Europea (UE)- como una creación colectiva de artistas de los 27 países que conforman el grupo.

Sin embargo, el mosaico fue concebido sólo por el artista checo David Cerny y dos colaboradores.

Por si eso fuera poco, se basa en una serie de clichés o representaciones irónicas de las naciones europeas. Por ejemplo, Italia es un campo de fútbol; Rumania, un castillo de Drácula y España está representada por el hormigón.

Queríamos ver si Europa era capaz de reírse de sí misma
David Cerny, artista checo

En el caso de Holanda se muestran una serie de minaretes cubierto por agua en lo que se interpreta como una referencia a las tensiones religiosas, mientras que Francia está tapada por un cartel que dice "huelga", y el Reino Unido ni siquiera aparece en lo que muchos consideran una clara alusión al euroescepticismo británico.

La representación de Polonia se hace por medio de sacerdotes que plantan una bandera gay; en tanto, Grecia es pasto de las llamas; Suecia aparece en una caja de la cadena de tiendas Ikea y Luxemburgo dice: "Se vende".

Peor aún, Alemania es una serie de autopistas en forma parecida a la cruz gamada y Bulgaria, una letrina.

Esta última representación provocó la ira de Sofía, que llamó a consultas al embajador de la República Checa y demandó que se retirara su módulo del mosaico.

¿Un engaño?

El periodista de la BBC en Praga Rob Cameron dice que David Cerny está considerado como el enfant terrible del arte checo y cuando se le comisionó encargarse de la instalación, no en vano, algunos funcionarios mostraron signos de preocupación.

Representación de Bulgaria
Bulgaria reaccionó airadamente al ser representada como una letrina.
No fue sino hasta el lunes pasado que al viceprimer ministro checo, Alexander Vondra, se le informó que el mosaico no era obra de 27 artistas europeos sino básicamente de Cerny, quien elaboró un catálogo con nombres y biografías falsas de ficticios creadores de todo el bloque de países.

Vondra condenó la acción de Cerny y dijo que la presidencia checa de la UE está considerando qué pasos adoptar antes de la inauguración de la obra en la sede del Consejo Europeo el próximo jueves.

Toda la responsabilidad de la violación de los términos de lo acordado recae en Cerny
Alexander Vondra, viceprimer ministro checo

"Toda la responsabilidad de la violación de los términos de lo acordado recae en Cerny", manifestó.

Pero el artista se defendió en un comunicado diciendo que "la hipérbole grotesca y la mistificación forman parte de los atributos de la cultura checa y la creación de identidades falsas representa una de las estrategias del arte contemporáneo".

Además expresó: "Sabíamos que la verdad se descubriría" y remató: "Queríamos ver si Europa era capaz de reírse de sí misma".

Para muchos el tema no permite bromas: en tiempos de crisis, la obra costó al gobierno checo el equivalente a unos US$66.000.

David Cerny no es ajeno a la polémica. En 1991, suscitó una protesta diplomática de Moscú al pintar de color rosado un tanque soviético de la Segunda Guerra Mundial, en una plaza de Praga.

No hay comentarios.: