09 enero 2009

Investigación con roedores revela nuevos descubrimientos sobre envejecimiento

Científicos estadounidenses descubrieron dos procesos vinculados al envejecimiento de ratones, que revelan que la degeneración celular es deliberada y no un fallo gradual, reveló un estudio divulgado hoy por la revista Cell.

Según los científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, en California, alterar o reducir estos procesos podría impedir, o al menos retrasar, la aparición de las primeras arrugas en los seres humanos.

"Existe un proceso genético para que ocurra el envejecimiento", señaló Howard Chang, profesor de dermatología y miembro del Centro Oncológico de la Universidad de Stanford.

"Es posible que en los individuos que viven más de 100 años haya una versión menos eficiente de este proceso central", añadió.

El científico lo comparó con el que ocurre en niños que padecen progeria, una enfermedad de envejecimiento prematuro, y en el que los componentes del proceso parecerían ser mucho más activos.

Los investigadores centraron su estudio en dos procesos aparentemente independientes pero estrechamente vinculados al envejecimiento en los ratones.

Uno de ellos tiene que ver con una molécula conocida como SIRT6, que pertenece a la familia de proteínas "sirtuinas", que regulan el ciclo de vida de las levaduras y los gusanos.

Esa molécula está involucrada en la estabilidad genómica y la protección de los extremos cromosomáticos llamados telómeros.

Se cree que los telómeros, que se acortan en cada división celular, funcionan como un reloj molecular interno vinculado con el envejecimiento.

En su estudio, los científicos determinaron que los ratones que carecen de SIRT6 nacen normalmente pero mueren a las pocas semanas debido a una rápida y múltiple degeneración orgánica similar a la del envejecimiento.

Según Katrin Chua, profesora de endocrinología y también miembro del Centro Oncológico de Stanford, desde hace un tiempo se sabía que las moléculas de la familia de las sirtuinas estaban implicadas en el envejecimiento y las enfermedades propias de la edad avanzada.

"Pero era muy poco lo que se sabía sobre la forma en que SIRT6 funcionaba a nivel molecular. Nuestro estudio revela que SIRT6, además de participar en la estabilidad genómica y proteger los telómeros, también regula la expresión genética", agregó.

El otro proceso es el de la proteína NFkappa B o NFkB, que congrega y regula la expresión de muchos genes, incluso los involucrados en el envejecimiento.

La expresión de muchos de estos genes aumenta con la edad y cuando se bloquea la actividad de NFkB en las células dérmicas de ratones ancianos, estás funcionan como si esas unidades biológicas fueran más jóvenes, indicó el estudio.

No hay comentarios.: