06 septiembre 2006

Molécula sintética induce el suicidio de células cancerosas

Tomado de NEOFRONTERAS

Área: Medicina — Miércoles, 6 de Septiembre de 2006

Foto
Foto de célula cancerosa (Harvard school of public health).

Un grupo de investigadores encuentran un compuesto que induce el suicidio natural de las células cancerosas.
El suicidio es el modo normal de morir de las células de nuestro cuerpo. Cuando éstas llegan al final de su vida útil los mecanismos internos de la apoptosis se ponen en marcha y la célula muere. Pero en las células cancerosas este mecanismo se haya genéticamente desactivado o no funciona bien, permitiendo que el tumor prolifere. Ahora unos investigadores han encontrado un modo de reactivar esta muerte programada de las células y así tratar el cáncer.
Para preparar la apoptosis una cadena de procesos químicos tienen lugar en la célula. Cerca del final la molécula procaspasa-3 está activada. Después se transforma en caspasa-3 y una encima ejecutora que mata la célula.
Paul Hergenrother de University of Illinois y un equipo internacional de colaboradores han descubierto que un compuesto que activa la procaspasa-3 podría ser efectivo en el tratamiento contra el cáncer.
Los tumores muestran altos niveles de procaspasa-3 pero son incapaces de terminar el proceso de apoptosis. Si de algún modo se puede dar “un empujón” al proceso muchos casos de cáncer se podrían controlar.
Después de probar unas 20.500 moléculas para ver si son capaces de activar la procaspasa-3 los investigadores encontraron cuatro buenos candidatos.
De estas cuatro sólo una mostró un efecto lo suficientemente fuerte al aumentar la dosis y la denominaron PAC-1 (procaspase activating compound).
Este compuesto sintético es capaz por tanto de activar la procaspasa-3 e inducir la apoptosis, sorteando el camino molecular normal que no funciona.
En un posible tratamiento con esta sustancia se conseguiría destruir las células cancerosas con la propia maquinaria celular sin dañar a las células sanas.
Los investigadores han probado la eficacia de este compuesto en cultivos procedentes de 23 pacientes con cáncer de colon. Los tumores tenían unos niveles de procaspasa-3 ocho veces más elevados que las células normales de colon y fueron muy sensibles al compuesto. En uno de los casos gracias al PAC-1 las células cancerosas fueron 2000 veces más sensibles forzando la apoptosis que de manera natural.
En otras pruebas con ratones se probó su eficacia en el tratamiento de cáncer de riñón y de pulmón. Los resultados indican que la eficacia de PAC-1 se correlaciona con los niveles de procaspasa-3 en varios tipos de cáncer.
La posible aplicación de este medicamento se haría sobre pacientes que hayan mostrado previamente altos niveles de procaspasa-3 en sus células cancerosas.
Este trabajo será publicado en Nature Chemical Biology próximamente.

Fuente: University of Illinois.

No hay comentarios.: