31 marzo 2008

Evolución de la complejidad biológica

DE. NEO FRONTERAS

Área: Biología — Martes, 1 de Abril de 2008

Un estudio sugiere que las especies tienden a evolucionar hacia organismos cada vez más complejos.


Foto
Triops longicaudatus (favorito de acuarios) es un crustáceo del orden Notostracade y de la clase braquiopoda, su morfología externa no parece haber cambiado mucho desde hace 220 millones de años. Foto: Wikimedia Commons.

Los investigadores han estudiado en el catálogo disponible de fósiles desde hace 550 millones de años hasta la actualidad las diferentes ramas del árbol evolutivo de los crustáceos, y han buscado ejemplos de animales que en el transcurso de la evolución se hubieran vuelto más simples que sus antepasados. Encontraron que en general los organismos aumentan la complejidad de sus estructuras y detalles corporales, sugiriendo que debe de haber algún mecanismo que empuja en esa dirección.
Si se empieza por el organismo más sencillo posible sólo hay una dirección en la que seguir, pero que tarde o temprano se alcanza un nivel de complejidad para el que es posible ir hacia atrás en nivel de complejidad y ser más simple.
Matthew Wills de University of Bath y sus colaboradores afirman que, al menos para los crustáceos, esto último no ha pasado casi nunca. En su lugar todas las ramas evolutivas crecen en paralelo hacia un nivel de complejidad mayor. Según él esto es la cosa más cercana a una ley dominante en evolución que hasta ahora se haya encontrado.
Desde luego hay excepciones a esta regla en las que alguna rama de crustáceos se simplifica evolutivamente, son especies que parasitan a otras o que viven en habitats remotos y aislados, como cuevas marinas y similares. Pero para aquellos animales que participan activamente en la carrera evolutiva parece ser que la competitividad podría ser la fuerza detrás de esta tendencia hacia una mayor complejidad, según Wills.
Lo que es nuevo en este resultado es que se muestra cómo ha ocurrido este aumento de la complejidad. En estudios previos se había notado un aumento de la complejidad morfológica en el registro fósil, pero este patrón puede darse debido a una casualidad producida por disponer de sólo unos pocos tipos de animales o darse sólo en algunos de ellos. En este estudio se ha usado la relación entre diferentes grupos animales del árbol evolutivo para demostrar que la complejidad ha surgido numerosas veces de manera independiente.
Como el resto de los artrópodos, el cuerpo de los crustáceos esta compuesto por segmentos separados. En los más simples los segmentos son muy parecidos, pero en los más complejos cada segmento es diferente.
Es como una carrera de armamentos evolutiva. Según Wills, aquellos crustáceos que se extinguieron tendían a ser menos complejos que los otros. Hay también una relación entre la complejidad media de un grupo y el número de especies vivas hoy en día, según él.
Salvo algunas excepciones una vez que una rama evolutiva se separa del árbol filogenético, las especies que contiene evolucionan independientemente.
Según Wills, este resultado se aplica sobre un grupo de animales con cuerpo segmentado, pero no debemos de olvidar que las bacterias están entre los seres de mayor éxito, siendo a la vez los más sencillos de todos. Por tanto la tendencia hacia una complejidad cada vez mayor no describe toda la historia de la vida sobre la Tierra.

Fuentes y referencias:
Nota de prensa de la Universidad de Bath.
Artículo original (resumen).


No hay comentarios.: