25 abril 2008

Retorno Arica en Llamas

EL MORROCOTUDO, día 25 Abril
Retorno Arica en Llamas Vía TAS-CHOAPA categorias: Columna - Sociedad - Local

Tras una intervención quirúrgica en la capital, Dios decidió probar el estado de mi corazón. Aún no tenemos respuestas claras, acerca del incendio del bus en que viajábamos. Por Edgardo Urrea

Leído 46 veces

Escrito por Edgardo Urrea R.


Tuve que viajar a Santiago para ser sometido a dos intervenciones al corazón, el martes 08 de abril a una coronariografía femoral (sonda por pierna) y el viernes 11 a una angioplastía radial (brazo) para destapar un by-pass e introducir una "malla stend" dentro de la arteria; una nueva técnica que contiene un resorte que suelta una droga e impide que el "túnel arterial" se cierre. Es bastante complicado y doloroso, aún no puedo mover el brazo bien.

Antes de iniciar mi crónica, quisiera darle las gracias a El MORROCOTUDO, por su preocupación durante mi enfermedad, en especial a Marcela Nangari y Zorka Ostojic.

El sábado 18, con mi esposa, emprendimos el largo regreso a casa, en un bus TAS CHOAPA, Expreso Norte, también conocido en Arica como Zambrano. Un bus nuevo, solo dos meses, bien moderno, pero muy estrecho: si el pasajero que está delante recuesta el asiento uno queda aprisonado y ni siquiera se puede leer. Como cada cual solo mira por lo suyo, el viaje no es muy agradable. Dado que el famoso AUGE, solo tiene convenio con esta Empresa, OBLIGADO. Se aplica el típico criterio de Chile, "para qué hacer las cosas fáciles, si se pueden hacer difíciles".

Cerca de las 19:00 horas, entre Los Vilos y Ovalle, altura cuesta El Teniente, el bus empezó a fallar, en dos ocasiones se detuvo y avanzaba muy lentamente. El auxiliar avisó que el bus estaba "en pana" de motor y en Ovalle deberíamos cambiarnos. Seguimos viaje y bus empezó a retroceder, dando la sensación de que algo andaba mal.

En esos momentos Dios decidió ver como habían quedado los procedimientos que me efectuaron en el Hospital y surgió desde atrás el grito de INCENDIO. Íbamos en la tercera fila y tratamos de salir, logré tomar mi maletín y, al tratar de sacar mi casaca de la rejilla, me vi sacado en andas. En la puerta el auxiliar y el chofer trataban de entrar a buscar un extintor y se armó la batahola, todos gritaban y empujaban. Mi esposa solo alcanzó a tomar su cartera y cayó desde la escalera, felizmente el conductor logró tomarla y pudo bajar, el caos era total, una nube muy espesa, aumentada por una fuerte camanchaca y garúa dificultaba todo. Empezaron las explosiones y en cosa de minutos el bus ardió totalmente.

Algunos empezaron a sacar las cosas de la bodega y mi esposa recuperó un par de bolsos. Al grito de "el bus va a estallar", traté de subir arrastrando un bulto, pero el dolor al pecho no me dejó, apenas acezando, me detuve, mientras tanto mi esposa lograba recuperar el otro bolso, se nos perdió uno, pensamos, entonces ella quiso volver, pero logré sujetarla, las llamas y el humo eran intensos.

Una joven que viajaba en el bus, me pidió una pequeña linterna de bolsillo y salió a buscar su mochila. Había dos grupos; uno donde estábamos la mayoría y, más lejos, otro de algunos hombres de la frontera más cercana. Ahí encontró su mochila y dijo que había otros bultos. Mi esposa salió en compañía de esta joven, Isabel Gost, y semi oculta, estaba lo que buscábamos. Mientras tanto, solo en mangas de camisa, jugábamos a los tiritones, el chofer del bus le pasó a mi esposa su chaleco y se pudo abrigar. Pude sacar ropa y cubrirme, la intensa garúa mojaba todo, y el frío era penetrante.

A las 9 de la noche, después de dos horas, llegó un bus de Ovalle para rescatarnos, felizmente éste era más amplio. Y empezaron las órdenes y contra órdenes: "Los pasajeros que hayan perdido algo, deberán hacer su reclamo en Ovalle", nos bajamos, para ganar tiempo; cuando estábamos saliendo hacia Ovalle, deseando poder tomar algo caliente, que pienso, la Empresa debió haber provisto, por esta emergencia, otra orden: " a cada pasajero se le dará una hoja para que detalle lo perdido". En la mañana, cuando sirven el desayuno, media de té en un vaso de helado, pregunto por nuestro equipaje, y la respuesta fue: "nosotros no tenemos instrucciones". Insistí-"Señor usted estaba presente en Ovalle cuando el funcionario manifestó esto, también el chofer". "sí - respondió- pero nosotros no tenemos nada, por último el que dijo eso en Ovalle, es el encargado de encomiendas y no tiene nada que ver, debe hacerlo en el término".

Nos bajamos en Antofagasta, para ver a los hijos, y nietos, de paso reponernos un poco. Me apersoné en la oficina, junto con Isabel, y nos pasaron un cuaderno en blanco, para dejar la constancia; lo hicimos, y "vengan el lunes para darles la copia ya que debo hacerlo en el computador. A cualquier hora pueden venir". En mi caso fui en la tarde, y las dos funcionarias que estaban respondieron: "nosotras no sabemos nada, debe esperar a la niña". Llegó después de un rato y no había hecho nada y empezaron a llamar a Santiago. Nadie dio la cara, menos solución, en nuestro caso las pérdidas no son muy altas, aún tengo los tickets y me insistían que esos tickets los entregara, parar reembolsarnos por el valor de lo perdido, pero como soy honesto, no los voy a cobrar.

Ahora debo hacer trámites en Arica y cuando llegue, me espera un verdadero "compra de huevos".

ES NECESARIO QUE ALGUIEN DE TAS CHOAPA SE HAGA RESPONSABLE.


"Las opiniones vertidas en los comentarios son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que las emiten y no representan necesariamente a El Morrocotudo, medio que sólo actúa como plataforma de expresión democrática. Más detalles en Normas de Uso para Comentarios"
Última Actualización: 2008-04-25 08:00:00
3 Comentarios

Jennifer Fuentes:

Publicado en: Viernes 25 de Abril 2008 08:49:37 AM

Edgardo que gusto leerte y saber que estas bien, bienvenido en este regreso a casa aunque la experiencia no haya sido agradable. Te esperamos...

Marcela:

Publicado en: Viernes 25 de Abril 2008 09:47:45 AM

Estimado Ed, una vez más queda demostrado que tienes un corazón bondadoso y muy fuerte. Dios te necesita aquí y no tengo duda de ello. De esta muy mala experiencia has salido fortalecido para dar experiencia de vida a todos los que te apreciamos.¡Bienvenido de regreso a tu ciudad! saludos a carmencita.

Christian Díaz:

Publicado en: Viernes 25 de Abril 2008 10:29:24 AM

¡¡Bienvenido!!

MUCHAS GRACIAS AMIGOS. DIOS LOS BENDIGA. EDGARDO

2 comentarios:

moises dijo...

Dios siempre cuida de sus hijos.me es grato saber de su llega querido hermano en cristo,saludos a su esposa,pronto nos veremos, muchos cariños de sus hermanos bauchas

Ed dijo...

Gracias "Bauchita"