27 diciembre 2008

Estudio afirma que ejercicios de resistencia alivian el dolor de espalda

Los ejercicios de resistencia para todo el cuerpo serían clave para reducir el dolor crónico de espalda baja, sugirió un pequeño estudio.

Un grupo de hombres y mujeres con dolor crónico de espalda logró un 60 por ciento de alivio y recuperación de la funcionalidad tras participar durante 16 semanas en un programa de entrenamiento de la resistencia con pesas y otros equipos para ejercicio.

En cambio, quienes participaron en un programa de 16 semanas de entrenamiento aeróbico, como trotar o caminar en una cinta, lograron apenas un 12 por ciento de alivio del dolor en la espalda baja.

Los resultados obtenidos por el equipo del doctor Robert Kell, de la University of Alberta, en Canadá, fueron publicados en Journal of Strength and Conditioning Research.

El equipo comparó mediciones previas y posteriores al programa sobre el dolor, la fuerza muscular, la masa corporal y la grasa corporal de 27 hombres y mujeres con dolor crónico de espalda baja.

EL ESTUDIO
Los hombres y las mujeres, cuya salud general era buena y no habían hecho ejercicio anteriormente, tenían entre 35 y 40 años y habían padecido el dolor de espalda durante unos 28 meses.

Durante 16 semanas, nueve participantes realizaron ejercicios de entrenamiento de la resistencia, nueve recibieron entrenamiento aeróbico (especialmente en una cinta para caminar y máquinas elípticas) y nueve funcionaron como grupo de "control", sin hacer ejercicio.

El equipo usó como modelo de entrenamiento de la resistencia a los programas que se utilizan para los atletas. Esos regímenes, generalmente, "aumentan la intensidad y/o la cantidad de ejercicio regular", explicó Kell a Reuters Health.

Los participantes usaron pesas libres y máquinas de entrenamiento de la resistencia para aumentar la fuerza muscular superior e inferior del cuerpo. Se les realizaron pruebas programadas para evaluar el progreso y determinar los pasos adecuados de avance en el programa.

Además de una reducción significativa del dolor, el entrenamiento de la resistencia mejoró la fuerza muscular de los participantes, su rendimiento y flexibilidad; aumentó el 1,2 por ciento de la masa corporal y redujo el 15 por ciento de la grasa corporal del grupo con respecto a las mediciones realizadas al inicio del estudio.

El grupo que recibió el entrenamiento aeróbico perdió cantidades significativas de grasa y masa corporal y mejoró el rendimiento cardiorrespiratorio, pero no alcanzó el mismo nivel de alivio del dolor que la otra cohorte. Como era de esperar, el grupo de control no presentó ningún cambio.

Cuando se trata del dolor de espalda baja, "hay que hacer cualquier actividad que nos haga sentir mejor, aunque este estudio indica que el entrenamiento de la resistencia permite lograr un mejor control del dolor", dijo Kell.

No hay comentarios.: